Imagen servicio Nombramiento de tutor - Notaría Diagonal 550

NOMBRAMIENTO DE TUTOR

Documento notarial que permite a cualquier persona anticiparse a un eventual fallecimiento o situación de enfermedad o deficiencia que le impida gobernarse por sí misma, a los efectos de determinar qué persona desea que sea nombrada como tutor para sus hijos.

Paso 1

¿Qué documentación necesito para acudir al notario a formalizar un nombramiento de tutor?

Icono de flecha - Notaría Diagonal 550
Icono de DNI - Notaría Diagonal 550
Documento nacional de identidad del progenitor o progenitores
(Imprescindible aportar el DNI original y en vigor)
Icono de Certificado sellado - Notaría Diagonal 550
El libro de familia original
(Para acreditar la existencia de los hijos menores de edad respecto de los cuales se desea realizar el nombramiento tutelar)
Paso 2

¿Qué gastos tiene formalizar un nombramiento de tutor ante notario?

Icono de flecha - Notaría Diagonal 550
Ver presupuesto

Se trata de un presupuesto meramente informativo y no vinculante. El mismo esta calculado en base a dos criterios: 1) nuestro conocimiento sobre el Arancel Notarial (Real Decreto 1426/1989, de 17 noviembre) y 2) nuestra experiencia diaria en la preparación de este tipo de documento notarial. No obstante, cualquier variación (al alza o a la baja) será debidamente justificada en el momento de emitir la factura definitiva que genere el servicio notarial prestado.

Paso 3

Más preguntas frecuentes

Icono de flecha - Notaría Diagonal 550
Icono de Ver más

¿Qué es y para qué sirve un tutor de un hijo?

De ordinario, las personas, cuando alcanzamos la mayoría de edad, adquirimos plena capacidad jurídica, lo que implica que, en principio, podemos valernos por nosotros mismos, desarrollar una vida independiente y, asimismo, que tenemos la capacidad de celebrar, por nosotros mismos, toda clase de actos o negocios jurídicos de forma válida.

Así pues, por ejemplo, cuando una persona cumple los dieciocho años, ya podrá independizarse y adquirir una vivienda e hipotecarla para financiar dicha compra.

Por el contrario, las personas menores de edad, hasta que no alcanzan los dieciocho años, de ordinario se hallan sometidas a la potestad parental de sus progenitores, de modo que es a éstos a quien corresponde velar por su bienestar, proporcionándoles todo lo necesario para asegurar su adecuado crecimiento y desarrollo personal hasta, en principio, alcanzar la mayoría de edad antes indicada.

No obstante, puede suceder que, a resultas del fallecimiento de los progenitores del menor, o bien en caso de que el padre o madre que ostentare en solitario la potestad parental sufriere una enfermedad neurodegenerativa o un accidente traumático que mermara su capacidad natural de entender y de querer, en tales situaciones fuere necesario nombrar a un tutor para que vele por los intereses del menor, le atienda y cuide, procurándole todo aquello que sea necesario para su adecuado y equilibrado desarrollo como persona.

Así pues, por ejemplo, si los padres de un menor de edad fallecen en un accidente de tráfico, será necesario nombrar a un tutor para que éste cuide y vele por los intereses de ese menor huérfano.

A la vista de lo indicado, si acontece cualquiera de estas circunstancias, será necesario el nombramiento de un tutor, es decir, el designar a una persona que vele por ese menor, lo cuide y lo represente en todos los actos o negocios jurídicos que sea menester.

Asimismo, también puede suceder que el menor de edad sufra alguna clase de enfermedad, discapacidad o síndrome que limite su capacidad natural de entender y de querer, de modo que, al alcanzar los dieciocho años, el mismo no alcance una plena capacidad de obrar, sino que sea necesario instar un proceso judicial a los efectos de prorrogar o rehabilitar la potestad parental, para así garantizar su adecuada protección. Así pues, en tal caso, si los progenitores que tuvieren prorrogada o rehabilitada la potestad parental fallecieren o sufrieren una situación que les impidiere ejercer adecuadamente el cargo, en tal caso también será necesario nombrar un tutor para asegurar el adecuado cuidado de ese hijo mayor de edad discapacitado.

Icono de Ver más

¿Cómo se nombra al tutor de mis hijos?

El nombramiento del tutor, de conformidad con lo establecido en la normativa civil y procesal, siempre vendrá determinado por un Juez, el cual deberá resolver lo que proceda, en una sentencia judicial razonada que se dicte en el marco de un proceso judicial especial, celebrado con todas las garantías.

No obstante, para este nombramiento, es menester indicar que el Juez, para designar a la persona concreta que asumirá el cargo tutelar de ese menor, quedará vinculado por la designación que, en su caso, hubiere realizado el progenitor o progenitores del menor, o bien en un testamento (en caso de fallecimiento) o bien en una escritura pública de nombramiento de tutor (institución ahora analizada), para el caso de fallecimiento sin testamento (o con testamento sin dicha previsión) o para el caso de sufrir una enfermedad neurodegenerativa o un accidente traumático que merme la capacidad natural de entender y de querer del progenitor y, por lo tanto, su capacidad para ejercer la potestad parental del menor.

No obstante, si no existiere esta designación expresa en testamento o documento público otorgado a tal efecto, el Juez nombrará tutor al pariente más cercano que pueda ejercer este cargo de forma adecuada (como por ejemplo a un abuelo, o un tío del menor) y, en su defecto, si ello no fuere posible o no hubiere ningún familiar idóneo para el cargo, la autoridad judicial nombrará a alguna persona jurídica, pública o privada, sin ánimo de lucro, que puedan asumirla satisfactoriamente.

Icono de Ver más

¿Qué es la delación voluntaria?

Como se acaba de indicar en la pregunta anterior, el nombramiento del tutor siempre será realizado por la autoridad judicial, pero, no obstante, si la persona en cuestión hubiere designado qué persona en concreto debe asumir el cargo tutelar de sus hijos, el Juez deberá respetar esa voluntad (de ahí esa denominación de delación voluntaria).

Así pues, esta delación voluntaria puede producirse, siempre en escritura pública:

  • O bien aprovechando el testamento, en el caso de los progenitores para determinar quién deberá asumir el cargo de tutor de sus hijos menores (o incapacitados).
  • O bien mediante una escritura pública otorgada a tal efecto, en la que bajo la denominación de “escritura de nombramiento de tutor”, el interesado podrá determinar quién debe asumir el cargo tutelar de sus hijos, para el caso de que ella falleciere (si no desea realizar dicho nombramiento en un testamento) o para el supuesto de que a resultas de una enfermedad o accidente sus capacidades quedaren mermadas y no se pudiera ocupar adecuadamente del menor.
Icono de Ver más

¿Qué ventaja supone nombrar un tutor legal para mi hijo, ante notario, si, en cualquier caso, lo deberá ratificar el juez?

El otorgamiento de este documento permitirá, por un lado, elegir a la persona que prefiramos que lleve a cabo esta tarea (o que no deseemos que la asuma, excluyéndola expresamente), elección que el juez respetará salvo justificación en contra.

Y, por otro lado, nos permitirá establecer las normas del ejercicio de la tutela, remuneración, facultades, limitaciones, etc., lo cual resulta muy interesante, pues el cuidado de nuestros hijos se realizará bajo las normas y directrices que nosotros establezcamos, por parte de la persona que hayamos designado.

Ver más preguntas frecuentes
Icono de Ver más

¿Por qué es interesante que los padres otorguen una escritura de nombramiento de tutor para sus hijos?

Además de las disposiciones que se puedan establecer en un testamento, es interesante que los progenitores otorguen esta clase de documento pues el nombramiento que se determine en el testamento sólo se podrá tener en cuenta en caso de que el progenitor fallezca, pero si, por ejemplo, el progenitor sufriere un accidente o enfermedad degenerativa que le impidiere cuidar de su hijo o hijos, dicho nombramiento hecho en testamento no se podrá tener en cuenta, pues esa persona aún no ha fallecido. Por consiguiente, para estas situaciones, resulta muy interesante este instrumento de la escritura de nombramiento de tutor.

Icono de Ver más

¿Qué sucederá si cada progenitor nombra un tutor distinto para su hijo?

En estos casos, la ley determina que tendrá preferencia la voluntad del que la hubiere manifestado en último lugar.

Icono de Ver más

¿Se pueden designar sustitutos para el cargo de tutor?

Efectivamente, la ley permite que, o bien en la escritura que se otorgue, o bien en el testamento, el interesado pueda nombrar sustitutos, de modo que, si la persona designada inicialmente no puede o no quiere asumir el cargo, lo asuma ese sustituto o sustitutos que se designen, y por el orden que se prefiera y se plasme en el documento.

Icono de Ver más

¿Estas delaciones tutelares voluntarias se inscribirán en alguna clase de Registro público?

Así es. Si se otorga una escritura de nombramiento de tutor, se comunicará esta designación al Registro de Nombramientos Tutelares no Testamentarios, a los efectos de que quede adecuadamente inscrita esta voluntad, de modo que, llegado el caso que proceda el nombramiento del tutor, se pueda consultar este Registro para certificar si esa persona realizó alguna designación o no.

Icono de Ver más

¿Puedo designar a más de una persona como tutor?

Por regla general, el cargo tutelar se prevé que sea ejercido por una sola persona. No obstante, como excepciones, la ley prevé:

  • El caso en que la persona interesada o los titulares de la potestad parental (respecto de la tutoría de su hijo o hijos) hubieren designado dos personas para ejercer el cargo.
  • En el supuesto de que la tutela corresponde a una persona casada o que convive en pareja estable, y se cree conveniente que el cónyuge o el otro miembro de la pareja también la ejerzan.

Además, la ley también permite la posibilidad de dejar en manos el cuidado personal del tutelado en el tutor, mientras que la administración de su patrimonio quede en manos de un administrador.

No obstante, como se ha indicado, si que se pueden nombrar sustitutos para el caso de que el nombrado en primer lugar no pudiere o no quisiere aceptar el cargo.

Icono de Ver más

¿Puede ser remunerado el tutor designado?

Aunque en Cataluña se prevé que el cargo sea gratuito, la persona que designa tutor mediante escritura pública tiene la oportunidad de determinar en ella las reglas que regirán en esta tutela y, entre otras, la retribución del cargo si se desea. En todo caso, tienen derecho al reembolso de los gastos y a la indemnización por daños por razón de este ejercicio a cargo del patrimonio de la persona asistida.

Icono de Ver más

¿Qué se necesita para ser tutor?

Para poder ser nombrado tutor de una persona, será necesario ser mayor de edad, tener plena capacidad de obrar y, asimismo, no estar incurso en alguna de las siguientes causas de ineptitud:

  • Estar privado o suspendido del ejercicio de la potestad parental o de la guardia por resolución administrativa o judicial, o haberlo estado durante cinco años.
  • Haber sido removido de un cargo tutelar por una causa que le fuere directamente imputable.
  • Estar cumpliendo una pena privativa de libertad.
  • Estar en situación declarada de concurso y no haber sido rehabilitado (salvo que la tutela no incluya la administración de bienes).
  • Haber sido condenado por cualquier delito que haga suponer de forma motivada que no se ejercerá la tutela de forma correcta.
  • Tener conductas que puedan perjudicar la formación del menor o el cuidado del incapacitado.
  • Estar en situación de imposibilidad de hecho para ejercer el cargo.
  • Tener enemistad con la persona tutelada, o haber tenido pleitos o conflictos de intereses con ella.
  • No tener medios de vida conocidos.
Icono de Ver más

¿A quién puedo nombrar tutor de mis hijos si no tengo ninguna persona de confianza que pueda asumir este cargo?

En tal caso, la normativa contempla la posibilidad de nombrar a una persona jurídica (por ejemplo, una fundación, u ONG) que tenga entre sus fines la protección de personas incapaces y/o menores de edad.

Icono de Ver más

¿Qué funciones tiene un tutor legal?

Durante el ejercicio del cargo, la normativa civil catalana establece una serie de obligaciones encaminadas a proteger la situación personal y patrimonial del tutelado.

Icono de Ver más

¿Existe alguna otra vía para proteger situaciones de incapacidad?

Efectivamente, además de estos nombramientos tutelares, la ley también permite otorgar los llamados poderes preventivos en previsión de pérdida sobrevenida de capacidad. En este caso, se trata de un poder que una persona otorga a favor de otra, para que ésta pueda ocuparse de todos sus asuntos, llegado el caso de que, a causa de una enfermedad o deficiencia persistente de carácter físico o psíquico, no pueda gobernarse por sí misma.

Así pues, este poder, cuando se otorga no permite al apoderado realizar ningún acto en nombre y representación del poderdante, sino que únicamente desplegará sus efectos para que, eventualmente, se produzca esa situación en la que el poderdante, a causa de una enfermedad o deficiencia, ya no tenga sus capacidades psíquicas en pleno funcionamiento y necesite de esa asistencia para que alguien vele adecuadamente por su cuidado y su patrimonio.

Este instrumento puede ser útil, pues se podrá utilizar desde el mismo momento en que se produzca esta pérdida de capacidades cognitivas, sin que sea necesario seguir un procedimiento judicial de incapacitación que se puede dilatar varios meses en el tiempo, entorpeciendo la adecuada atención de los asuntos de la persona en cuestión.

Si desea obtener más información sobre este tipo de poderes, puede consultar el apartado dedicado al respecto en nuestra página web.

Icono de Ver más

¿Cómo se extingue la tutela?

La tutela se extingue en el caso de que concurra alguna de las siguientes causas:

  1. Cuando el tutelado cumple la mayoría de edad o se emancipa (salvo que el menor de edad hubiere sido ya incapacitado).
  2. En caso de adopción del tutelado.
  3. Cuando fallece el tutelado.
  4. Cuando se dicte resolución judicial que ponga fin a la incapacitación o la modifique sustituyendo la tutela por la curatela;

En todos estos casos, al cesar en sus funciones, el tutor deberá rendir la cuenta general justificada de su administración ante el juez en el plazo de tres meses.

Paso 4

¿Dónde puedo consultar la normativa aplicable al respecto?

Icono de flecha - Notaría Diagonal 550
Paso 5

Contáctanos

Icono de flecha - Notaría Diagonal 550
Icono de consulta - Notaría Diagonal 550
Dudas y cita online